Yo confieso…

Si. Fue extraño. Pero también fue sincero.

En ocasiones las cosas simplemente pasan. Un día abres los ojos y tu cerebro empuja ese pensamiento a la primera fila de tus deudas contigo mismo.

Y en la primer oportunidad lo sacas. Claro, primero le das vueltas. Tratas de convencerte de que no es lo que piensas; de que no es nada y que podrás seguir viviendo así. Pero no. La única persona que no se traga la patraña eres tú.

Tu y tu maldita egolatría.

Pero así te hizo la vida y no puedes evitarlo. Simplemente has decidido no ignorarte porque sabes que sería imposible, viviendo 24 horas contigo mismo.

Esta registrado en el inconsciente Jungista que las grandes tragedias de la humanidad han iniciado con dos frases:

1.- “A que no lo haces…”
2.- “¡No pasa nada!”

La primera causa los peores desastres cuando el reto viene de esa vocecilla interna.

La segunda cuando no hay una voz exterior que contradiga la afirmación.

“Hay algo que debo decirte…”

Y lo sueltas… Y creas un shock… Y sabes que aunque fue algo lindo para la otra persona, la confesión solo servirá para vaciar tu alma.

Pero claro, la sonrisa que te dedica la próxima vez que la veas a los ojos, valió totalmente la pena.

Vamos… adelante… Confiesa.
—————-
Listening to: The Coral – Dreaming Of You
via FoxyTunes

Inconsciente

Esta entrada fue publicada en General, No tiene sentido es vacío y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s