1 de 9

Recuerdo haberlo visto por primera vez en casa de mi tía en Tequesquinahuac hace muchas lunas.

 

Compartía la página con Wilson, el mítico Dios de la Hueva.

 

Me sorprendía su simpleza, pero a la vez su profundidad.

 

Era un gato de papel en una casa donde pasar al baño era sinónimo de vaciar tu metraje intestinal acompañado de por lo menos 5 gatos.

 

Hoy ha entregado una de sus 9 vidas. La real. La que se divertía recibiendo cartas de lectores, con lo cual llegó a decir “la gente sabe más de el gato que yo.”

 

Descansa en Paz. Paco Ignacio Taibo I.

 

gato22

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s